Las inquietudes de los nuevos universitarios

Seguramente hay un montón de estudios, estadísticas, pensamientos y memorandums analizando este tema, y con unos resultados bastante numerosos, podríamos decir. Sin embargo, si me preguntas a mí, y tras mi propia experiencia y observar a otros a mi alrededor, a los universitarios hay algo que les preocupa sobre todo lo demás, y es unitario; y ese algo es el emponderamiento sexual.

De las muchas ansiedades que enfrentan los estudiantes universitarios novatos, como los programas de estudios que tanto estrés pueden provocarles, o los molestos compañeros de clase, uno es particularmente terrible: la cultura de conexión. La transición de la escuela secundaria a la universidad está marcada por una mayor independencia y exposición a nuevas personas y experiencias. Entonces las cosas se vuelven especialmente complicadas cuando las relaciones y el sexo entran en juego. Si bien eso no quiere decir que todas las personas que asisten a la universidad estén interesadas o tengan relaciones sexuales sin compromiso, la cantidad de estudiantes universitarios que tienen relaciones sexuales crea un ambiente en el que la educación sexual no solo es aconsejable, sino imperativa.

Aunque la universidad no es un ciclo constante de fiestas de fraternidad y amigos enganchados, el sexo casual no es algo de lo que deba temer o avergonzarse. El sexo es algo natural que desear y participar, y el recuento de su cuerpo no refleja de ninguna manera su carácter o valor. Al tener conversaciones francas y abiertas sobre la seguridad sexual, los estudiantes de primer año pueden respirar aliviados. 

¿Esto te parece una tontería y crees que los chicos y chicas que acuden por primera vez a la facultad tienen otras preocupaciones además de si esa noche acabarán teniendo sexo? Pues ya te digo yo que no, aunque matizo: por supuesto tienen otras preocupaciones e intereses, pero todos giran en relación a las relaciones de pareja (sean del género que sean); porque de eso depende la tan temida «aceptación» y la mimetización con el medio, aunque suene un poco a concepto de documental de la vida salvaje, jeje.

Para cualquier joven que tiene una nueva experiencia en su vida, en un medio desconocido y que representa algo importante para su futuro, la aceptación de todos los que le rodean es esencial. También el saber introducirse en el grupo, saberse uno más dentro de sus iguales, e ir destacando poco a poco, incluso si eso significa imitar a algún que otro miembro de ese grupo. No tengo duda de que eso es primordial para cualquier universitario de nueva remesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *